Viaje minimalista. Cuando dejas espacio las cosas ocurren.

by | Minimalismo: Hacer | 6 comments

Mañana me voy a Indonesia.

Cuando planificamos todo nuestro tiempo, no dejamos espacio para la magia.

Hace poco más de un mes no tenía ni idea de lo que iba a ser de mi en verano y la verdad, por primera vez, no me preocupaba. Las personas me hablaban de sus planes y había algunos destinos o opciones que me llamaban la atención: Grecia, hacer wwoofing en una comunidad, trabajar en un festival de mujeres en Alemania… Pero realmente, nada concreto.

De repente, un día, me llega el mensaje de una amiga: ¿Tienes plan para agosto? Estamos buscando una coordinadora para un viaje a Indonesia.

Dicho y hecho. Me voy a Indonesia mañana con un grupo de otras 7 personas, gracias a una empresa que cree que otro tipo de turismo es posible.

Todavía no nos conocemos personalmente pero ya tenemos nuestro grupo del WhatsApp y uno de los primeros temas ha sido: ¿qué llevamos en la maleta?

He viajado por distintos países con estancias más o menos largas y lo que he descubierto es que da lo mismo que tu estancia sea de una semana o un año: tu mochila no debería de ser mayor de 40litros. Y por supuesto, no debería pesar más de 6-7kg. Lo sé, esto puede sufrir algunos cambios según situaciones particulares pero, la realidad es que esta regla me ha servido para TODOS mis viajes.

Muchas personas me preguntan: ¿Y qué pasa cuando vas a destinos que tienen más de una estación?

Sencillo, llevas lo justo. No necesitamos llevar siempre modelitos nuevos, lo único que necesitas es lavar la ropa.

Algunas claves para llenar la mochila para un viaje minimalista:

– Lleva siempre de menos.

Si por alguna razón necesitarás algo que no tienes, siempre encontrarás los productos adecuados a las condiciones en las que te encuentres en el país en el que estés. Si hace frío encontrarás cosas para el frío. Así es que ahórrate esa sudadera de más que sólo está ocupando espacio.

– Llévate aquello que te guste.

Muchas personas apuestan por viajar con la ropa más vieja, además de llevarse cosas que les gustan y con las que se sienten cómodas. Personalmente, ya no tengo ropa vieja, gracias al #Proyecto 333, he eliminado lo que no cumple mis necesidades. Por lo que llevo siempre cosas que me gustan y que son cómodas, tanto si voy a hacer senderismo en los glaciares de Nueva Zelanda, como si voy a una cena en Tailandia.

– Infórmate.

Por ejemplo, si piensas en Indonesia lo primero que viene a la mente es un clima cálido, unas playas paradisíacas… Pero también hay lugares y recorridos que transcurren por los volcanes que están a cierta altura y donde hace frío. Además es importante respetar las costumbres del lugar donde vayas.

– Ten una lista general de lo que llevas en la maleta.

Yo tengo una lista de viaje a la que añado más o menos cosas según las necesidades concretas del país. Aunque algunas cosas puedan variar por lo general la lista se mantiene y te ahorra tiempo.

– Apréndete tu número de pasaporte.

Esto es algo que a mi me costó pero que realmente te ahorra tiempo: al llegar, al salir del país, al comprar billetes de tren y en otros momentos en los que te pidan el número.

– Envíate los documentos importantes a tu email.

Además lleva siempre una fotocopia del pasaporte.

– Aprende lo básico del idioma oficial del país al que vas.

Puedo decir hola ¿cómo estás? en: Maorí, Bengalí, Wolof y muchos más idiomas. Además suelo aprenderme los números y algunas frases de comunicación básica. A partir de ahí el lenguaje no verbal es la clave.

– Llévate fotos.

No ocupan nada de espacios y sobre todo en los países asiáticos pueden significar una diferencia. ¿Cómo te llamas? ¿De dónde vienes? ¿Estás casadas? ¿Tienes familia? Ole y ahí que sacas tú la foto. Merece la pena sólo por el grado de intimidad que se crea con las personas. Una imagen vale más que mil palabras y es especialmente útil cuando las palabras son en otro idioma.

– No programes demasiado.

Puedes llevar un itinerario abierto que se cumplirá o no, pero lo más importante es que… si no dejas espacio, la magia no ocurre.

¿Añadirías algo más a esta lista?

Buen viaje y buen camino haya donde estés

Comparte y ayúdame a que llegue a más personas
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin

Al inscribirte recibes gratis la historia de Emily con el secreto que le permitió ordenar su casa y que a ti te puede servir para la tuya.

Comentarios

6 Comments

  1. Velu

    Tendré muy presente tus recomendaciones.

  2. María José

    Muy útil! A veces nos dejamos llevar por los “por si” y acabamos con una maleta que apenas podemos llevar…
    Gracias 🙂

    • Lucía

      Sí, entonces el equipaje deja de ser algo que facilita tu camino para ser algo que pesa y esto nos pasa en otros ámbitos. Un abrazo María José 🙂

  3. Are

    Hola Lucia,
    Me encantaría que nos hablaras en un post sobre las finanzas en los viajes y basado en tu experiencia personal de tu viaje largo a Tailandia, ¿Te tomas tu tiempo para planearlo o sobre la marcha? Y si nos pudieras dar tips para economizar durante los viajes, sin tener que limitarnos tanto. Muchas Gracias por leerme, te mando un fuerte abrazo!

  4. Natalia

    Hola Lucía, mi nombre es Natalia.
    ¿Podrías compartir esa lista general para hacer la maleta? Gracias

Trackbacks/Pingbacks

  1. El enfoque del turismo sostenibles y por que cuando llevas menos cosas en tu equipaje eres más. – A I R L A - […] llevar en nuestro equipaje?. Esta pregunta puede ser abordada desde el minimalismo. Sitios como Sencillez Plena nos hace una…