Guía minimalismo en Facebook: pasar de 500 contactos a 46

by | Minimalismo: Hacer | 11 comments

Minimalismo con redes sociales

Llevo ya tiempo dándole vueltas a la idea de que aunque las nuevas tecnología nos ayudan y facilitan muchos procesos también pueden ser grandes distractores.

Desde el nacimiento del bebé el tiempo es si cabe más importante, así es que quise medir cuánto tiempo usaba el móvil y sobre todo en qué.

Redes sociales

Estudios demuestran que una de cada tres personas se sienten peor después de haber visitado su página de Facebook, otros estudios demuestran que consultamos nuestro teléfono una media de 150 veces al día o que pasamos unas 2 horas diarias en las redes sociales…

Como en todo esto son medias lo que quiere decir que hay alguien que pasa 0 horas al día en las redes y otra persona que pasa 4.

¿Cuál eres tú?

¿Estás segura?

Mi imagen sobre mi y las nuevas tecnologías

Mi autoimagen era la siguiente: uso el móvil para cosas de Sencillez Plena, uso las redes sociales pero no mucho, cuando estoy con alguien nunca uso el móvil, muchas veces salgo de casa sin el móvil.

Personalmente me decía muchas excusas: es que uso en móvil para Sencillez Plena, es que grabo con el móvil, es que parte de la familia del bebé está en Italia y hablamos con ellos por el móvil…

Todo esto es verdad pero también es verdad que pasaba más tiempo del que creía navegando por las redes sociales, entre otras cosas.

La realidad

Usé una aplicación (aquí te hablo de algunas) para ver exactamente cuánto tiempo pasaba en el móvil y en qué aplicaciones.

La realidad es que mucho de mi uso del móvil eran las redes sociales.

Una semana “normal” incluía aproximadamente 15h de uso de móvil divididas entre:

  • Whatsapp: 4 horas

Incluye video llamadas por la aplicación

  • Redes sociales: 4 horas

Con curso de organiza la casa en marcha

  • Gmail: 1:30
  • Navegador: 1 horas

Incluye lectura de artículos

  • Cámara: 50 minutos
  • Aplicación podcast: 50 minutos
  • Otras aplicaciones  30 minutos: youtube, llamadas, música, meditación, mensajes FB, control de gastos…
  • Aplicaciones 10 minutos: listas, grabadora, banco, reloj, maps

Con estos datos decidí que había algunas cosas que quería mantener y otras que quería cambiar.

Empezamos con Facebook

Aunque ha habido más puntos de acción en este post quería centrarme en uno de ellos: Facebook.

¿Para qué?

Identificar para qué, cuál es la finalidad del uso de la aplicación. Este es el punto más importante porque sólo sabiendo el para qué podrás tomar decisiones en relación a qué hacer.

En mi caso para gestionar tanto la página de Sencillez Plena como los grupos de los cursos y mantener contacto con algunas personas.

En el segundo punto fui consciente de que para estar en contacto con algunas personas prefería otros canales o medios y que “verlas” por Facebook hacia con que sintiera que estaba en contacto pero no era un contacto real.

Minimalismo en Facebook: acciones

Eliminar la aplicación

Eliminar la aplicación del teléfono. Tenía la versión lite porque incluía los mensajes en ella y además la aplicación de páginas para gestionar la página de Facebook de Sencillez Plena.

En vez de eso decidí eliminar ambas aplicaciones directamente e instalarme sólo los grupos de Facebook para poder gestionar los grupos de los cursos organiza la casa y organiza tus finanzas.

Además la aplicación de grupos me permite tener accesos directos a estos grupos de forma que no entro ni recibo información de otros.

Las opciones que tienes son:

  • 0 aplicaciones
  • Ponerte la versión lite que tiene los mensajes integrados
  • Tener solo la aplicación sin los mensajes
  • Tener sólo los mensajes sin la aplicación

Si trabajas con las redes:

  • La aplicación de grupos va muy bien
  • Tienes la opción de tener aplicación de páginas aunque con la nueva utilidad de responder mensajes de IG desde el ordenador prefiero hacerlo desde ahí.

Eliminar “amistades”

Después de mucho tiempo viajando y de haber entrado en contacto con muchas personas mi primera cuenta de Facebook tenía más de 1000 “amigos” todas ellas personas que había conocido físicamente.

Sí, mi primera porque hace dos o tres años decidí cerrar esa cuenta y abrir una nueva.

En este tiempo esa cuenta había llegado a tener unos 500 “amigos” muchas de ellas personas que no conozco bien así es que mi decisión, en relación a mi para qué, ha sido dejar ir.

Número Dunbar

El número de Dunbar identifica como 150 el número de personas con las que podemos relacionarnos directamente, a partir de ese número hay separación en subgrupos. Se dice que este número está relacionado con el tamaño de la neocorteza cerebral y su capacidad de proceso. Así aboga por el hecho de que no podemos procesar información de más de 150 personas.

Quién se queda y quién se va

He eliminado a personas por dos razones principales:

1- No conozco o no tenemos contacto en el presente.

2- Prefiero que estemos en contacto a través de otros canales.

Este segundo punto vale tanto para la familia como para las personas que prefiero seguir a nivel profesional por otros canales.

Minimalismo Facebook

Y no, no pasa nada por eliminar a todos los miembros de tu familia, de hecho las respuestas al mensaje han sido de estar de acuerdo. Recuerda que el objetivo no es dejar de tener contacto sino tener un contacto de mejor calidad por otros canales. 

Eliminar grupos

Los grupos de Facebook se han multiplicado, hay grupos de todo tipo y parece que cada vez hay más y más.

Reducir la presencia en grupos, identificar en qué grupos quiero estar y dejar de estar en aquellos en los que no quiero estar o no me aportan valor en el presente.

Vale sí, hice ese curso pero ¿ahora mismo me aporta valor el contenido del grupo? si la respuesta es no, fuera.

Eliminar “me gustas”

Recibimos información en nuestra feed sobre las páginas que nos gustan.

Eliminando los “me gustan” que no te interesan aseguras menos cosas que no te interesan en tu feed.

Modificar la configuración de los anuncios que vemos

Pues sí, esto es algo que podemos hacer y que me ha dado mucha información.

En marketing hay una técnica muy extendida que se llama retargeting que consiste en impactar a los usuarios que previamente han interactuado con una determinada marca.

Por ejemplo: vas a una web te interesas por un producto/curso pero al final no lo compras. Después entras en Facebook y te encuentras ese producto/curso anunciado.

No es magia, ni sincronía es retargeting.

¿Cómo modificar los anuncios?

Sencillo, en la fecha derecha de cualquier anuncio clicar en ocultar anuncio.

minimalismo facebook

Se abre un cuadro con distintas opciones. Aquí clicar en “administrar las preferencias de anuncios”

minimalismo redes sociales

Ahora se abre un mundo, puedes ver todos los anuncios con los que has interactuado, los intereses que Facebook ha identificado sobre ti y muchas cosas más.

Especial atención a la parte de “tu información” que hace referencia a la información de tu perfil que Facebook puede usar para sugerirte anuncios y a la “configuración de a anuncios”.

Aquí tienes dos opciones:

  • Anuncios basados en tu uso de los sitios web y las aplicaciones. Imagino que por defecto está en sí pero puede cambiarse.
  • Anuncios en tus aplicaciones y sitios web fuera de las empresas de Facebook. Relacionado con el retargeting. A veces el retargeting actúa como recordatorio tú decides si te aporta valor o no.
  • Anuncios con tus acciones sociales. Por defecto está en amigos pero se puede configurar.

minimalismo redes sociales

Eliminar las notificaciones

Esto es algo que no nombro porque ya lo había hecho hace tiempo pero si aún las tienes te invito a revisarlas y quedarte sólo con aquellas que quieras.

En mi caso, no tengo ninguna activa.

Resultados minimalismo de Facebook

Estos son mis resultados:

  • He pasado de más de 500 contactos a 46
  • He reducido el tiempo con las redes sociales a un tercio
  • Muchos menos anuncios en Facebook
  • Ya no veo videos de Fb. Pienso que el hecho de que empiecen solos es una gran estrategia “maligna” y muy efectiva para que los veamos. 😉
  • Han aumentado las llamadas de voz que hago y estoy más en contacto con las personas que elijo
  • Fuera el concepto de FOMO, miedo de perderme algo o la sensación de que “necesito hacer cosas” que me invadía algunas veces cuando entraba en Facebook
  • Me siento más tranquila y mejor
  • Miro muuuucho menos Facebook y cuando lo miro sólo veo las páginas que me interesan y las personas a las que he elegido seguir

Encuentra tus respuestas

Aquí comparto mi proceso y mis respuestas por si sirve de inspiración para alguien, la idea es que cada cuál encuentre las suyas.

En algunos puntos mi caso es particular porque una parte de la gestión de los cursos la hago con el móvil.

Igualmente te invito a reflexionar sobre tu relación con las redes sociales y sobre todo a traer verdad al uso real que haces para, desde ahí, decidir.

Buen camino hacia una vida más sencilla

____

Comparte y ayúdame a que llegue a más personas
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin

Al inscribirte recibes gratis la historia de Emily con el secreto que le permitió ordenar su casa y que a ti te puede servir para la tuya.

Comentarios

11 Comments

  1. Mónica

    Me ha gustado mucho! Yo también eliminé facebook de mi móvil. Y entiendo perfectamente cuando hablas de la sensación de que te pierdes algo….
    El año pasado viajé mucho y no publiqué nada en las redes. En cambio veía a otras personas contando su vida y parecía que yo no hacía nada…..justo como lo explicas: ansiedad! Por eso he dejado de seguir a muuuucha gente que te cuenta hasta la pizza que ceno

  2. Bea

    Ayer vi una camiseta que rezaba: Die facebook Die
    Jaja es la red más compleja, una auténtica tela de araña. Yo lo quité del móvil y lo mantengo por la posibilidad de mandar eventos. Gracias por compartir tus decisiones valientes.

    • Lucía

      Hola Bea,
      jajaja podría haber sido el eslogan de este post
      Si que es cierto, una tela de araña, cada cuál puede encontrar sus claves para no quedar atrapada 🙂

  3. eva

    Muchas gracias Lucía por la lección magistral, me pongo manos a la obra!!!!

    • Lucía

      Genial 🙂 disfruta del proceso de dejar ir

  4. Saray

    Por mi parte tengo Facebook porque me obliga a tener cuenta personal para administrar la página de mi empresa, si no…hace años que la habría borrado, es una red social que no me gusta nada de nada 🙁 y trato de minimizar al máximo: no tengo más de 50 amigos, dos grupos y no sigo a ninguna página… ya te digo que, si por mi fuese, hace tiempo que hubiera borrado mi perfil (que lo hice una vez pero, al abrir la tienda, tuve que recuperarla y ¡oh, sorpresa! todo seguía ahí…no tuve que empezar de cero)

  5. Pato

    Puse en práctica estos consejos ayer. La la experiencia en facebook cambió totalmente. Hace dos días también hice limpieza de mis contactos de celular y mis suscripciones. Recomiendo hacer este ejercicio. Se pierde mucho menos tiempo esquivando anuncios, videos, correo basura o buscando al contacto que realmente necesitamos encontrar. Saludos desde Argentina y gracias por la guía!

    • Lucía

      Enhorabuena por pasar a la acción, ahora a decidir en qué invertir el tiempo que has recuperado 😉 Gracias por compartir tu experiencia <3

  6. Valeria

    Hola, buen artículo. La verdad es que no se si eliminar mi cuenta o no. Ya que solo la tengo para vender cosas en un grupo de mi ciudad. No entendí eso de los “grupos” ¿puedes explicarme un poco? Gracias y saludos

  7. Miriam

    Nuevo todo este termino para mi, pero ya un tiempo q lo energía. Muy parecido a la vida monástica y espartana, la rebeldía hacia el neoliberalismo, capitalismo, y consumismo que es lo mismo. Y como solía viajar, obligado hay que reducirse. Mi pregunta ahora es como hacer con el taller de una pintora? Ya no uso bastidores sino solo telas y pinto y vendo y ya no acumulo cuadros. Y Facebook, es una ventana únicamente para ver o leer rápido, jamas publico nada personal. Saludos desde Peru.

  8. Adri

    Decidí hacer un detox de 21 días sin ningún tipo de red social virtual, y lo que aprendí es: bajo mi ansiedad social, mi dependencia a un contacto irreal y pude focalizarme en mi paz interior y mi paz mental, ahora me siento mucho mejor conmigo misma.
    El resultado es que quité las aplicaciones del móvil (Twitter Instagram, Facebook) y sólo consultó lo que me interesa (vía web) y siento que me aporta valor.